Maricarmen Avilés recordó sus días de fanática en la serie “Súbete a mi moto”

Maricarmen Avilés recordó sus días de fanática en la serie “Súbete a mi moto”

septiembre 30, 2020

Escrita por Rosa Escribano Carrasquillo

“Todas las que fuimos fanáticas la vamos a gozar”.

La actriz Maricarmen Avilés disfruta repasar su trabajo en la serie Súbete a mi moto, no solo por el reto de dar vida a un personaje, sino por los recuerdos que despertó de los años en los que ella también cantaba y bailaba sus canciones.

“Estuve emocionada en toda la serie porque no solo fui fanática de Menudo, sino que tuve la bendición de trabajar con ellos”, expresó sobre el grupo juvenil que se destacó en la década del 80 y principios de los 90 en mercados como México, Venezuela y Brasil, además de Puerto Rico, entre otros. “Con 16 años comencé a trabajar con Manolito Rodríguez y Paquito Cordero en los festivales del Centro de Bellas Artes, y yo era una chamaquita que de momento estaba trabajando con ellos y teníamos la misma edad. Me hizo sentir que era un sueño hecho realidad. Después fueron mis amigos y ya no me gustaban (ríe), pero en un principio era un sueño”, recordó la artista, quien hace el papel de “Cuqui”, madre de los exmenudos Oscar, Carlos y Ricky Meléndez en la producción que estrenará en octubre en Puerto Rico por WapaTV, y que en el resto de Latinoamérica se verá por Amazon Prime.

“Hacer el papel de esta señora me hizo recordar todo eso, y de verdad fue bien interesante porque forma parte de la primera parte de Menudo”, adelantó. “Ella es prima de Edgardo Díaz (creador de la agrupación) y es un personaje muy importante”, dijo. “No tengo el gusto de conocerla, pero me encargué de hacer mi investigación. Es una mamá que, a pesar de que ellos estaban expuestos a tantas cosas, mantuvo los principios en sus hijos, y podemos verlo en los resultados de hoy”, resaltó. “Ella estuvo siempre pendiente, ‘son cantantes y todos y son muy famosos, pero son mis hijos’”.

Maricarmen manifestó que se sintió identificada con el personaje. “Totalmente”, sostuvo enfática. “El rol que más disfruto en la vida es el de ser mamá. Soy mamá de cocinar, de estudiar, de escuchar, de aconsejar, de hacer oraciones, de llamar la atención si algo no está correcto”.

La actriz valoró la dinámica durante la experiencia de grabar. “Fue increíble. Fuimos a México y durante todo el proceso la experiencia fue superlinda también. Los nenes que interpretaban a Menudo, ellos se creían Menudo”, resaltó. “Yo te tuve la oportunidad de conocer a los verdaderos, y vi cómo se movían y actuaban, y decía ‘estos nenes se lo están viviendo, se lo están creyendo’. Va a ser un proyecto interesante, viéndolo desde la perspectiva de que es una serie”.

Por otro lado, siente la satisfacción de que se exponga a través del proyecto el lugar que la banda ocupa en la historia de la música.

“Me parece que es un orgullo para Puerto Rico”, señaló convencida. “En Miami (donde residía cuando la grabó) todas las personas que conozco de distintas culturas de Latinoamérica, todos saben quién es Menudo”, afirmó. “Tanto féminas como varones, porque los varones lo tenían calladito, pero se sabían los pasos, así que esa parte de este recuento, de ir al pasado y retomar aquellas ilusiones de infancia, me emocionó muchísimo”.

Feliz de regresar

La artista siente felicidad plena de volver a establecer su residencia en Puerto Rico junto a su esposo, su hija Kristina (24 años) y su hijo Fabián (16), luego de siete años de vivir en Florida.

“El anhelo de regresar siempre estaba”, confesó pensativa. “Llegamos a Puerto Rico con muchas expectativas y comenzó la pandemia. Nos dedicamos a vaciar cajas por la mudanza”, compartió la actriz, quien regresó a la Isla en febrero. “Gracias a Dios fueron siete años de mucha bendición”, sostuvo sobre el tiempo que estuvieron radicados en Miami.

“El año pasado, un día mi esposo me dice ‘siento tan fuerte este deseo de regresar’, y dije ‘yo me siento igual’. Examinamos las posibilidades, y todo empezó a fluir”.

El deseo de sus hijos por redescubrir Puerto Rico se mantiene muy presente, lo que ha sido limitado por las recomendaciones de aislamiento social por la pandemia del coronavirus.

“Están desesperados por conocer todo lo que le hablamos, en especial Fabián, porque prácticamente se crió allá”, confesó. “Mis hijos me dicen ‘la gente aquí es tan amable. Llegamos a pensar que por las situaciones que han ocurrido, perdimos eso, pero no es cierto, en Puerto Rico la gente sigue siendo chula, cariñosa, amable”, enfatizó Maricarmen, creadora del blog Acallada mi alma, que promueve a través de la cuenta del mismo nombre en Facebook.

“Es una página donde yo quiero hablar de mi vivencia de Dios, de la espiritualidad”, explicó. “Quiero hablar de este caminar con Dios, que Dios es accesible, que Dios no nos juzga, que nos perdona, que está dispuesto a tantas cosas con nosotros”.

Si bien se mantiene dispuesta a considerar ofertas para trabajar en proyectos de actuación, no se trata de una urgencia en estos momentos.

“No vine a Puerto Rico con el fin de buscar trabajo”, dijo. “Soy actriz y tuve la bendición de venir a Puerto Rico (cuando vivía en Miami) a hacer teatro y trabajar. Dios permita que se abran los teatros nuevamente y la oportunidad de trabajar en el teatro, porque me apasiona, es mi vocación, es mi profesión”, anheló, no obstante, aclaró que la prioridad es la de brindar apoyo a su hijo con las clases virtuales.

“Dios sabrá el tiempo correcto y el proyecto correcto. Sí estoy expectante en este nuevo tiempo de lo que vaya a pasar”.